ESADE SUD y el Proyecto de Emprendimiento Económico en Paraguay

El proyecto Together con mercados inclusivos, creado a partir de la colaboración entre ESADE Alumni Solidario y ESADE SUD, nos deja grandes experiencias personales, como las de Xavier Dueñas (EDIEF 88 / EDIK 90) y Yulia Mukhacheva (DIN 15), dos antiguos alumnos que participaron como voluntarios en la Misión Paraguay 2016, un proyecto de colaboración con la organización CEPAG. La finalidad de dicha iniciativa era apoyar a dos asociaciones de productores de aceite de sésamo de Paraguay (más de 800 familias campesinas) y, a partir de este objetivo, conseguir aumentar la capacidad organizativa y productiva, asesorar para lograr abrir mercados, potenciar la demanda del producto, apoyar la consolidación del trabajo en red de las aceiteras existentes y conseguir un modelo de gestión de las empresas asociativas rurales, que hoy impulsan organizaciones campesinas. Todo ello, con el fin de incrementar la rentabilidad de la producción agrícola, haciendo especial énfasis en la agroecología. Xavi y Yulia nos explican las claves para el éxito del proyecto y su experiencia personal en torno a este.

Misión solidaria a Paraguay. ¿Cómo entrasteis en el proyecto? 
(Yulia Mukhacheva) Nuestro contacto inicial con ESADE Alumni Solidario fue en algunos proyectos anteriores. Como equipo, nos conocimos cuando ESADE recibió una propuesta de colaboración por parte del centro Jesuitas del Paraguay. Buscaban voluntarios para hacer un business plan, un estudio de mercado, así como para estudiar aspectos jurídicos y encontrar una forma organizacional para pequeños empresarios de agricultura ecológica del país, entre otros, empresarios de aceite de sésamo ecológico. En menos de medio mes arreglamos las agendas y salimos destino a Paraguay.

¿Cuál fue tu motivación para ofrecerte voluntario?
(Xavier Dueñas) El reto personal de tener que poner en juego todas mis capacidades para adaptarme y dar respuesta a una necesidad en un entorno totalmente distinto al que normalmente estoy habituado. Es, probablemente, una de las experiencias más enriquecedoras que conozco y que, sin lugar a dudas, vale la pena vivir y disfrutar.

¿Cuáles fueron las claves para el éxito de la misión?
(Xavier Dueñas y Yulia Mukhacheva) Era importante tener feedback rápido por parte de los directores de todos los centros paraguayos sobre las necesidades, la organización o la producción. Reflexionamos de forma consensuada sobre cómo mejorar el proceso de trabajo; realizamos un diagnóstico y ofrecimos posibles soluciones. En cada momento intentamos priorizar los objetivos a conseguir, así como ser flexibles en la incorporación de nuevas ideas. La reflexión conjunta con las organizaciones y su gente nos permitió tener visión a medio plazo desde una óptica constructiva. El hecho de ser un equipo multidisciplinar, autoorganizado y con ganas de conjugar la simplicidad con la excelencia técnica de la solución nos ayudó de manera significativa a que ganáramos confianza en nuestra misión y trabajo. 

''Esto al final ha tenido un impacto muy positivo: me siento más feliz si puedo aportar mis conocimientos y experiencia ayudando a otros''.

¿Qué ha supuesto a escala personal su participación en el voluntariado de ESADE en Paraguay?
(Yulia Mukhacheva) Me ha implicado tener que estar aprendiendo continuamente cómo mejorar mi parte de soft skills, un reto mucho más difícil que el de aprender jurisprudencia o ley aplicable… Esto al final ha tenido un impacto muy positivo: me siento más feliz si puedo aportar mis conocimientos y experiencia ayudando a otros.
 
¿Es fácil llevar a cabo un proyecto de voluntariado?
(Xavier Dueñas y Yulia Mukhacheva) No es sencillo: dependiendo del país, puede ser un cambio cultural importante, que depende también de la idiosincrasia de las personas. En ese sentido, es importante contar con un equipo dispuesto a ser abierto, flexible y con ganas de aprender y mejorar…

¿No les parece una utopía esperar que los voluntarios estén siempre comprometidos?
(Yulia Mukhacheva) La mayoría de las personas necesitan estar motivadas. Son muchas horas juntos en un país desconocido como para no disfrutarlo mínimamente. Intentamos aprender tradiciones nuevas, montar reuniones durante las excursiones conjuntas y aportar mucha creatividad y buen humor a cada nuevo día…

Dicen que las conclusiones se sacan cuando uno se cansa de pensar… ¿Piensas en la misión?
(Yulia Mukhacheva) Esperamos contribuir con nuestro trabajo, tanto a corto como a largo plazo, para que cada una de las organizaciones, cooperativas o asociaciones colaboren entre ellos, clarifiquen roles y acuerden la necesidad de formación de una estructura organizativa definitiva. Por ahora la organización vive un momento de cambios organizativos y de nuevas elecciones. Faltará que el nuevo líder pueda generar compromiso entre los miembros integrantes del CEPAG en este proceso transformador que todos coincidimos que es necesario. En cuanto nos necesiten, allí estaremos.

Y en esos momentos de duda…
(Xavier Dueñas) Todavía es pronto para hacer las maletas y regresar a casa… En esos momentos es cuando llega esa magnífica segunda frase que nos repetimos varias veces durante la misión: ''vamos a esperar y veremos cómo se desarrollan los acontecimientos''. Ese es el tipo de sabiduría que no tiene precio y, aunque pueda parecer un tópico, lo que hoy puede que parezca negro, mañana quizás se convierta en gris… ¡Y el mundo de los grises tiene muchos matices! 

''La confianza no se gana el primer día y, probablemente, es uno de los grandes retos de una misión de estas características''

¿Qué razones hay que permitan comprender esta sabiduría?
(Xavier Dueñas) Hay varias razones que pueden explicar la estrategia de saber esperar como mecanismo natural para encontrar el camino a la mejor solución. Hay que entender que una organización como CEPAG es una organización compleja, descentralizada por regiones y formada por cientos de familias campesinas que, a su vez, tienen sus propios modelos de asociación y organización. Familias, asociaciones y organizaciones que no siempre se conocen entre sí, que pueden tener intereses diferentes, o que incluso pueden llegar a tener intereses opuestos. La confianza no se gana el primer día y, probablemente, es uno de los grandes retos de una misión de estas características. Ese reto requiere un gran esfuerzo por nuestra parte, que debe ser orientado a escuchar, aprender, conocer cuáles son sus expectativas para poder dar respuesta a sus necesidades de una forma compartida y consensuada… Y todo eso requiere de mucho tiempo.

¿Qué otros aspectos valoras de esta experiencia?
(Xavier Dueñas) Por encima de la propia experiencia, destacaría la calidad humana de las personas con las que tuve la oportunidad de compartirla. Tuve la gran suerte de conocer a personas excepcionales y de vivir con ellos momentos de dificultad, pero también momentos inolvidables que se han traducido en una bonita amistad. De todos ellos aprendí y les estoy muy agradecido por todo lo que me han ofrecido.

¿Una frase con la que te quedas de la misión?
(Xavier Dueñas) ''Esto es como una montaña rusa''. Todavía me río recordando cuando se la oí decir por primera vez a Jaume Maranges, sin saber cuánta razón llevaba en su significado. La experiencia es muy intensa y se viven momentos de todo tipo, en los que podíamos llegar a preguntarnos por el verdadero significado de la misión y, de repente, pasar al otro extremo y sentirnos '''las personas más realizadas del mundo''.