Frame blog

Primero fueron diez años de Guerra con la Unión Soviética, luego el país se vio envuelto en una guerra civil, y en el año 2001 los Estados Unidos invadieron el país. En el 2013 cayó el régimen Talibán,  las tropas y medios extranjeros se retiraron poco a poco del terreno, y Afganistán después de 35 años en continuas guerras quedó abandonado a su suerte.

Afganistán, en el corazón de Asia, ya nadie se acuerda de este país del tamaño de Francia, y con más de 30 millones de habitantes. Nunca sabremos los miles de muertos y de desplazados de tantos años de conflicto provocados por la Guerra Fría.

En el documental FRAME by FRAME, las cineastas Alexandria Bombach y Mo Scarpelli narran de forma espectacular a través de 4 cuatro reporteros gráficos Afganos la historia de un país que sigue existiendo. Los reporteros nos explican historias de sus compatriotas persas, pastunes, suníes,… Y de repente nos damos cuenta que los habitantes de Kabul no son tan diferentes de los de Londres, Paris o Barcelona.  Y que Afganistán, como nos trató de trasmitir Khaled Hosseini,  es mucho más que cometas en el cielo.

Es un documental que conecta fácilmente con el público, seguramente uno de los más completos de los que hasta ahora hemos pasado en nuestro Cine Fórum. Un muy buen guion, con cuatro excelentes historias, con una doble narración: la historia de lo acontecido en el lugar y las historias que nos explican los fotógrafos decididos a buscar y trasmitir de la verdad. 

En un mundo de fotografía, de Instagram, de Tumblr, Facebook,… nos pasan muchas veces desapercibidos las personas que hacen estas fotos. Las directoras Bombach y Scaperlli realizan un homenaje a los fotógrafos del país que siempre se han jugado la vida para contar historias. A partir de la primer y único ganador del premio Pulitzer de Afganistán, Massoud Hossaini, de una de los únicas reporteras gráficos afganas, de un hombre que disparó ilegalmente durante el régimen Talibán para documentar el hambre y la opresión. Las cineastas tejen las increíbles historias de estos cuatro fotógrafos locales que han pasado la última década arriesgando sus vidas para contar las historias de su propio país.

“Un país sin fotógrafos es un país sin identidad” dice Najibullah Musafer, uno de los protagonistas del documental. Un documental con una sublime fotografía, y que viene avalado por varios premios en diferentes festivales internacional. Seguramente no es exagerado definirlo como una pequeña obra maestra.